18 noviembre 2015 at 22:27 (Uncategorized)

“Oye, muchas gracias.”

Oye, muchas gracias por haberte recargado en mi hombro aquella noche infame cuando la descubrí besando a otro. Posaste tu blanco rostro dentro de mis manos como si fueras una paloma llena de amor y con ese gesto me regresaste a la realidad.

Oye, muchas gracias por emocionarte tanto cada que me veías. Estoy seguro que notabas la gran alegría que en mí nacía cuando aparecías en la ventana, feliz de verme y ansiosa de cruzar el portal para abrazarnos.

Oye, muchas gracias, por ti supe que lo más valioso que tengo es mi familia y amigos (que es lo mismo). Aquellas vacaciones que me fui a acampar solo y de repente me di cuenta que desperdiciaba mi tiempo si no lo compartía contigo; levanté todo y en el primer camión de regreso ya estaba sentado llendo a casa, para disfrutar lo bonita que se ponía la vida cuando estábamos juntos.

Oye, muchas gracias por quedarte cuando todos se fueron, por aceptarme con mi plétora de defectos. Gracias por dejarte abrazar cuando dormías a mi lado aún cuando ambos sabíamos que no te gustaba; por ser lo primero que veía todos los días.

Oye, muchas gracias por desvelarte conmigo las largas noches en que escuchábamos música y sentíamos el aire frío colarse entre las cortinas.

Oye, muchas gracias por insistirme en divertirnos juntos cuando llegaba cansado del trabajo, me hacías sentir la persona más importante.

Oye, muchas gracias por besar mis lágrimas y lavar mi cara con tanto aprecio y cariño.

Oye, muchas gracias por creer en mí, incluso cuando ni yo mismo lo hacía.

Oye, muchas gracias por enseñarme que a la vida se viene a jugar, crear, crecer, y a no durar para siempre.

Oye, muchas gracias por dejarme apoyar mis mejillas en tu panza, tu espalda, tu cuello. Muchas gracias por dejarme escuchar tu corazón directamente apoando mis orejas en tu blanco y tibio pecho.

Oye, muchas gracias por no dejarme ser huraño, hermético y retraído.

Oye, muchas gracias por ser la amiga que fuiste para mí, atesoraré cada segundo contigo muy adentro de mi corazón.

Oye, y muchas, muchas gracias por haberme elegido como compañero de vida.

Muchas, muchas gracias

Untitled-2

Permalink 2 comentarios