Música del Virreinato de Nueva España

5 septiembre 2009 at 17:43 (barroco, mexicana) (, , , , , , , , )

Front

Volúmen 5 (mediafire)

Pues ya es septiembre, el mes de fiestas patrias en México, uno de los paises mas chingones de todo el mundo y la cuna de la conquista española en América +_+. La llegada de los españoles marcó el fin de toda una larga historia de naciones cuya tecnología y cultura fue destruida y masacrada por la horda de conquistadores, a pesar de esto lo que México es hoy se lo debemos al encontronazo entre ambos mundos y las innumerables luchas que se dieron en los años posteriores.

Leer libros de historia es muy engañoso ya que (citando a mi maestra de sexto de primaria) “El que gana es el que escribe la historia”, la objetividad en muchas ocasiones es nula y es muy difícil tener una idea exacta de como era la vida en tiempos de la colonia. Pero no todo está perdido, quizás la máquina del tiempo mas confiable la encontramos en el arte, todas las obras tienen un alto contenido histórico y nos muestran como era la vida en aquellos dias y como la veían sus autores, esto nos regresa al tema de la subjetividad pero tenemos la ventaja de que los artistas no siempre hacían esto de manera consciente, ellos solo querían interpretar lo que veían y eso nos acerca un poco mas a la realidad.

La música de mi pais está olvidada por nostros mismos, los mexicanos que solo nos acordamos de ser mexicanos en dias como hoy que juega la selección de fútbol (VAMOS MEXICOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO) y poco nos interesa nuestra propia historia, quizás por eso siempre cometemos los mismos errores. A veces pienso que el México colonial que nos presentan en  los libros de texto dista mucho del que en realidad ocurrió, ni el oro era tan brillante ni la mierda tan apestosa, prueba de eso está en la música de esta época mexicana.

Es necesario resaltar que muchos de los compositores eran criollos o españoles que viajaron al recién descubierto continente a probar suerte o a “evangelizar” gente, por lo que básicamente nos invadieron con su arte también y poco a poco suprimieron las expresiones artísticas que ya existían antes de que vinieran a chingar. La verdadera conquista de América vino después de 1525, cuando nos impusieron su religión, su arte, sus enfermedades, su filosofía racista y sus costumbres, cuando nos convencieron que los extranjeros son mas importantes que nuestros compatriotas, cuando nos convencieron que nuestras creencias eran bárbaras, cuando les creimos que eran nuestros dueños.

En este disco viene mucha música que aún se encuentra en las catedrales de Puebla, México y Oaxaca. Suena mucho a la música medieval europea con algunos tintazos de renacimiento, aquí es donde encontré la música de Don Juan de Lienas el que es probablemente el primer músico nacido en territorio mexicano después de la conquista de América.

Como es mes patrio, intentaré subir música de compositores mexicanos. Viva México.

Anuncios

7 comentarios

  1. Yelitza Algara said,

    Ese cd es uno de los mejores de la Camerata Renacentista de Caracas (Venezuela), me siento orgullosa de haber trabajado para esa producción, Virreinato de la Nueva España es el tercero de la serie virreinatos, el primero de ellos fue Virreinato del Perú y el segundo Virreinato de la Nueva Granada. No olvides a Manuel de Sumaya o Manuel de Zumaya, que probablemente fue el compositor mas famoso del período colonial mejicano y compositor de la ópera Parténope. todo un criollo

  2. Aurelio Martínez said,

    Tienes mucha razón cuando dices: “la música de mi país está olvidada por nosotros los mexicanos”. Hay muchos manuscritos musicales del virreinato en las Catedrales, muchas noticias escritas desde hace siglos en los libros de actas, en los archivos de lo que fue la administración virreinal. El problema es que es mínimo el interés por buscar información. México es principiante en la musicología, en la historiografía de la música no hay profesionales… y es un olvido de siglos.
    Pero creo que muchas de las afirmaciones que tú haces cuando hablas en tono indigenista les falta sustento: la música del México que conocemos no se hubiera dado sin la base del talento natural indígena, y la participación europea y africana.
    Por otro lado hay una enorme cantidad de músicos que hay que dar a conocer: te menciono por ejemplo a Alonso Velez Sarmiento, nacido en México y primer maestro de capilla de la Catedral de Guadalajara que floreció entre 1563 y 1587. Otro personaje que fué músico fue el principe de Michoacán, don Antonio Huitzimengari, te dire que un mestizo nacido en Colima, Francisco Preciado, puso en Zapotlán (ciudad Guzmán, Jalisco) una escuela de “tañer y danzar” en la segunda mitad del siglo XVI y que un mestizo finamente educado como fray Diego de Valades, autor de la “Rethorica Christiana”, bailaba la danza de la zarabanda en Zacatecas en esa época en la que en ese libro decía como se enseñaba a los cantores a hacer su trabajo… toda una historia, que nadie quiere publicar, en fín…

    • geeeera said,

      Ah mi estimado Aurelio Martínez, como me gustaría tener una plática contigo, aprendería mucho de ti. Muchas gracias por tu comentario definitivamente me dejas con mucha tarea. Feliz viernes.

  3. K3nn37h said,

    concuerdo contigo y la verdad es que los españoles nos fregaron, tal vez nos conectaron con el mundo, y “civilizaron” en algunas cosas como los sacrificios humanos, pero tambien nos dieron en la ma… al destruir todo lo referente a nuestros verdaderos antepasados, que estaban muy avanzados… Incluso se dice que por ejemplo, los escritos filosóficos y culturales escritos en náhuatl de los mexicas, eran tan avanzados y el lenguaje era con un pensamiento tan abstracto y complicado que mucha de la escencia de dichos documentos se perdió en la traducción al español, pues también hay que ver que toda Europa, al descubrir América pudo salir del hoyo de la Edad Media en la que se retrazaron mucho en cuanto tecnología, por lo que no estaban “tan civilizados” como ellos decían, al contrario yo creo que estaban igual o peor de animales…

    Saludos

  4. Marcos said,

    Saludos desde la metrópoli, jaja. Disfruten de la música y dejemos la política para otro momento. No vayan a cometer, en aras del “indigenismo” (como nombra Aurelio), los mismos pecadillos del “panespañolismo”.
    En esta era de hegemonía anglosajona no tiene mucho protagonismo la ingente producción artística hispano-americana… …pero ahí está, para quienes queramos disfrutarla.
    Saludos

  5. samuel said,

    nel ala berga

  6. José said,

    “Ganaron ellos”, el nuevo post del jurista y escritor español José Ramón Bravo

    Publicado el 22 de agosto del 2013

    Nuestra historia es como una película que acaba mal, porque en ella, al final, ganan los malos.

    Si la historia de las sociedades humanas es la historia de una sucesión de imperios, entonces el nuestro –que fusionó a dos razas y a dos mundos para crear una civilización única en la Humanidad- fue un imperio al que no le dejaron tener su propia sucesión natural, que habría sido el nacimiento de esta super-nación: Hispanoamérica.

    ¿Por qué, teniéndolo casi todo para ser dueños de nuestro destino, nos dejamos arrebatar lo más sagrado: nuestra unidad? ¿Por qué, este mundo hispano-indiano que perduró durante tres siglos de paz y progreso, permitió que en pocos años nos sumiéramos en las tinieblas de la guerra civil y el doloroso, interminable separatismo? ¿Por qué si hace tres siglos nuestro nivel de vida era comparable al de Europa hemos acabado en este páramo de atraso, miseria e indignidad? ¿Por qué habiendo tenido una marina que dominaba los mayores océanos, hoy día no contamos con un ejército capaz de defender nuestra soberanía y garantizar nuestra paz? ¿Por qué habiendo sido los primeros en tener universidades en América, tenemos hoy que importar conocimientos del extranjero, casi siempre enemigo nuestro? ¿Por qué hemos permitido que nuestros hijos crean la Leyenda negra que nuestros enemigos inventaron para destruirnos? ¿Por qué permitimos que nos arrancaran a parte de nuestra tierra patria: los yanquis en el norte y los luso-británicos en el sur? ¿Por qué seguimos empeñados en ver como superior a esa bestia depredadora que solo creó miseria, racismo y división por donde pasó: la India, África, Palestina…? ¿Es que nadie puede ver que allá donde prosperaron (Estados Unidos, Canadá, Australia…) fue porque no se mezclaron con ningún pueblo o bien directamente los exterminaron?

    Estas y muchas otras preguntas han rondado las cabezas de los pensadores que durante los últimos 200 años han tratado de comprender el porqué de nuestra interminable desdicha. Las respuestas, sin embargo, apuntan siempre a un mismo culpable: el imperialismo británico y la forma en que este ha dividido el mundo para provecho exclusivo de las naciones anglosajonas. ¿Acaso es casualidad que varias de las más extensas naciones del mundo, que a su vez son potencias dominantes en lo económico, en lo militar y en lo político, sean hijas de Gran Bretaña?¿Es que hemos de creer a Joseph Chamberlain, cuando afirmó en 1895 que “la raza británica es la más grande de las razas imperiales que el mundo ha conocido”? ¿El resto de los pueblos de la tierra es necesariamente inferior a los anglosajones? ¿Qué hay de los grandes imperios mediterráneos, o de China, o de Rusia, o de la propia España, por no hablar de las creaciones culturales de otros muchos y diversos pueblos, dentro y fuera de Europa, durante siglos?

    No nos engañemos. Es cierto que el mundo en que nos ha tocado vivir es un mundo anglosajón, sí. Pero esto no es fruto de una innata superioridad, sino de una serie de circunstancias que favorecieron a Inglaterra frente a otras naciones y que los ingleses, con su legendaria perfidia, supieron aprovechar. Las relaciones internacionales durante los siglos XVI a XVIII estuvieron dominadas por tres grandes potencias: Gran Bretaña, Francia y España. Esta última fue la que inició su expansión ultramarina primero, cruzando el ancho océano para incorporar nuevas provincias en tierras americanas a sus dominios, que pasaron a formar parte de un mismo cuerpo político, la Monarquía universal o católica (a la que la historiografía frecuentemente ha llamado “Imperio Español”, aunque este término no fuera el oficial ni el que utilizaron los que en él vivieron). España buscaba una nueva ruta hacia las Indias (Asia oriental) y en su camino se topó con todo un continente cuya existencia se desconocía: lo que con el tiempo se acabaría llamando América. Y España se “desdobló” en una nueva nación hispanoamericana —como dijera el argentino Jorge Abelardo Ramos-: trasplantó al Nuevo Mundo su fe, su idioma, sus instituciones, su arte, sus conocimientos, su cultura, su concepción del mundo y de la vida, que hoy viven en cientos de millones de personas en este continente, también en aquellos a los que han enseñado a odiar su propia cultura hispánica, la que los define y une; pues, antes de España nunca hubo unidad (sólo muchos pueblos indígenas que o no se conocían o directamente se enfrentaban unos a otros), y después de España, tampoco hubo unidad (sólo divisionismo, guerras civiles, una continua intranquilidad que llega hasta nuestros días). La Hispanidad es, pues, el verdadero factor de unidad de los pueblos de nuestra América: por idioma, por religión, por cultura, por tradición jurídico-política, por historia en común. Y sobre todo, por otro factor que aún une más a Hispanoamérica y la define y singulariza frente a las demás civilizaciones del mundo: el mestizaje, esa fusión de cuerpo y alma que la propia Reina Isabel I de Castilla promovió, como cuando aconsejó que los castellanos hablaran y se relacionaran con los indios, y como cuando ordenó, en su propio testamento, que nadie permitiera que los indios sufrieran “agravio alguno en sus personas ni bienes” y que fueran “bien y justamente tratados”. Los abusos y excesos de muchos funcionarios y conquistadores que entonces tuvieron el poder fueron, pues, obra de personas concretas, y de la propia naturaleza humana, uno de cuyos lados oscuros es, precisamente, abusar del débil. Pero esto nunca fue un programa ni un proyecto de gobierno de la Monarquía española: todo lo contrario. La obsesión de esta, como demuestran una y otra vez las evidencias históricas, fue extender su dominio y su poder para asegurar el predominio de la fe católica.

    Es cierto que las sociedades evolucionan, y que hoy en día muchísimos hispanos ya no sienten esa fe con el mismo ardor, y muchos de ellos no la sienten en absoluto. Sin embargo, más allá del contenido estrictamente religioso o espiritual, el catolicismo ha impregnado por completo el alma hispana modelando su cultura y su forma de ser. Es decir, hoy el catolicismo es más cultual que religioso, si se prefiere. Esa desconfianza ante la excesiva riqueza material, ese convencimiento profundo de que todos los hombres son iguales, esa extraña veneración por el sacrificio, el llanto y el dolor, que conviven con la esperanza de un mañana salvador que nos devuelva la alegría… tienen mucho que ver con las entrañas del catolicismo, aunque hoy no nos lo planteemos en clave religiosa. Incluso el radicalismo ideológico de los hispanos que, tanto en la derecha como en la izquierda, niegan al contrario y quieren imponer su particular “credo” porque en lo más profundo de su alma están convencidos de que la suya es la Verdad indiscutible.

    Y, frente a esta visión de la vida y el hombre, se alza el protestantismo anglosajón. Utilitarista, práctico, materialista. Los ingleses, cuya Reina nombraba caballeros a piratas en el siglo XVI, sembraron de terror el Atlántico para apoderarse mediante el robo de lo que otros había obtenido por el derecho de conquista. Los ingleses no necesitaron adentrarse en selvas, cruzar desiertos, exponerse a mil peligros y sojuzgar a dos imperios continentales. Tampoco perdieron el tiempo mezclándose con indígenas para crear una nueva estirpe mestiza, ni creyeron necesario levantar catedrales, fundar universidades y colegios, aprender las lenguas indígenas para evangelizar a infieles. Nada de eso. A los ingleses les bastaba asaltar a los galeones de Indias y llevarse lo único que les interesaba: el oro y la plata, que fue con lo que construyeron, poco a poco, la prosperidad de su nación. No por casualidad Inglaterra es, todavía hoy, el centro financiero del mundo. El filósofo Gustavo Bueno, sin negar los abusos y errores que se cometieron durante la época virreinal española, distingue entre dos tipos de imperios: el imperio generador y el imperio depredador. El imperio español pertenece a la primera categoría porque, en ese crecer y expandirse de Castilla y luego España, se incorporaron territorios a un mismo cuerpo político y se creó una nueva estirpe, un nuevo tipo de hombre y de sociedad. Inglaterra pertenece a la otra clase. Por donde han pasado, los anglosajones han exterminado o arrinconado siempre al nativo, como lo demuestra el hecho de que ninguna gran nación anglosajona es genética ni culturalmente mestiza. El propio historiador John Elliott reconoce que los anglosajones establecieron “fronteras de exclusión”, a diferencia de las de los españoles, que eran “fronteras de inclusión”. Lo que hoy se denomina “sociedad abierta” o “sociedad multicultural” no es más que la negación del mestizaje: es necesario preservar a las razas, mantenerlas separadas, de ahí el apoyo entusiasta de los académicos anglosajones al “indigenismo”, porque ello, claro es, divide y debilita aún más a nuestras sociedades. De ahí, también, la obsesión de los países anglosajones por preguntar a sus habitantes, en los censos de población, a qué raza pertenecen: una pregunta que resultaría escandalosa e inmoral en nuestras sociedades.

    A los poco versados en historia y con demasiado odio anti-hispánico metido en la cabeza, habría que recordarles lo siguiente: lo peculiar, específico de la hispanidad, no fueron los abusos de varios conquistadores, ni el trato desigual de la población, ni la imposición de una cultura sobre las otras. Porque todos esos elementos, es decir, esas sombras que obsesionan a los hispanófobos, son algo que han existido y existirán en toda sociedad que en determinado momento histórico disponga de un gran poder y se haya constituido como un gran Estado-imperio: Indo-España no fue excepción en tal sentido. La esencia de la hispanidad, sin embargo, hay que buscarla en lo que de verdad la diferencia del resto de las civilizaciones. Y aquí es donde observamos dos fuerzas que la impulsan y la hacen única frente a otros cuerpos de dimensiones imperiales: la obsesión por extender una fe que se consideraba la única y verdadera, por encima de cualquier consideración material, y el “predicar con el ejemplo”; mezclándose con el otro, con el extraño, y dando lugar a una nueva raza, lo que el mexicano José Vasconcelos llamaría la “raza cósmica” (los mestizos, tanto si lo son genética como culturalmente). En la medida en que la hispanidad tiende a fusionar a todos los seres humanos, representaría la verdadera universalidad (o sea, nuevamente el catolicismo, pues eso mismo es lo que significa la palabra “católico” = universal).

    Pues, bien. Tras tres largos siglos de civilización hispana, de unidad política hispano-americana, de paz y gobernabilidad, de arte, ciencias, pensamiento, cultura, política y economía (obviamente todo ello en el contexto de la época: siglos XVI a XVIII), nuestro mundo cayó en las tinieblas, de las que aún no hemos escapado. Porque, como todo el mundo sabe, ganaron los otros, los que no tenían ninguna visión trascendental de la vida ni del hombre, sino que sólo rendían culto a un único dios: el Comercio. Ellos fueron los verdaderos destinatarios de las riquezas hispanoamericanas, que no se pudieron reinvertir en nuestro propio Estado indo-hispano (sólo parcialmente; mientras perduró la unidad monárquica), sino que sirvió para enriquecer a Gran Bretaña y a sus banqueros, a sus industriales, a sus comerciantes. Sirvió para que, a costa nuestra, de nuestro esfuerzo en construir esa gran unidad política a la que hicieron fracasar partiéndola en pedazos, pudieran ellos crear su industria y arruinar la nuestra, crear sus bancos que arruinaron nuestras arcas públicas mediante empréstitos abusivos, financiar guerras contra nosotros para intentar destruirnos (como la guerra del Paraguay, que exterminó a la mayor parte de la población masculina de aquel Estado). Si hubiéramos resistido, si hubiéramos sabido comprender que en nuestra unidad estaba nuestra fuerza, nada de esto habría pasado, y el mundo sería hoy, de seguro, muy distinto. Prácticamente no hay rincón del mundo donde los anglosajones no ejerzan su poder y su dominio; donde su economía, cultura, lengua, política y ejército no estén presentes. Pero, a diferencia de la hispanidad, en este caso no hay concepción “universalista” que trate de igualar a los hombres, hermanándolos. No. Se trata de tejer todo un entramado político, jurídico, económico y militar en el que, esencialmente, sólo haya dos tipos de hombres: los anglosajones, dueños del mundo: y todos los demás, sus colonias. Pues, si la Monarquía hispánica creó provincias, gobernaciones, virreinatos y capitanías en las Indias (erróneamente llamadas “colonias”, pues no lo fueron nunca), en este caso las potencias anglosajonas sí han convertido al resto del mundo en una inmensa colonia. Esto explica nuestro eterno sometimiento, nuestra división, nuestra pobreza, nuestra confusión, nuestra intranquilidad y desasosiego. Ganaron ellos, como todos sabemos, y por ello están las cosas como están.

    Sólo renacerá la esperanza el día en que los hispanos empecemos, de nuevo, a unirnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: